El más grande y universal. El Septeto Nacional de Piñeiro

Compartir en  
9 / 05 / 2016

Por: Dr.C. Ricardo R. Oropesa Fernández

Lo primero que llama la atención terminada la escucha del disco es que es un disco de sones con todas las de la ley que hace honor al nombre de la agrupación; que respetan el ABC del son tradicional, sea en lo musical o en lo temático, y que para nada están fuera de contexto con la música popular cubana. Si bien es cierto que hoy en el Septeto Nacional conviven varias generaciones de músicos, ello no es impedimento para que la armonía creativa se imponga y el consenso nos entregue un disco de sones, rumbas, boleros y pregones cargados de buen gusto; donde se disfrute del magisterio de Frank Oropesa, uno de los bongoseros más lúcidos de estos tiempos y donde priman otros instrumentistas; y es que en el son a la habanera el bongosero es fundamental para mantener la marcha.

“Mención merece la continuidad a una tradición en el decir de los sextetos y septetos que aún nos permite disfrutar de la voz del Raspa. Pero El más grande y universal es también un crucero por la tradición cuando versionan respetuosamente un tema de su fundador imprescindible como el Edén de los roncos; se atreven con un bolero imprescindible como Angelitos negros o sonean una habanera como Veinte años; pero llama la atención que en los temas escritos por sus actuales fundadores sigue habiendo pasajes y referencias a temas clásicos de la agrupación que sobresalen cuando se canta a La Virgen de las Mercedes y uno siente la trompeta referirse al imprescindible Mayeya no juegues con los santos; o el cruce del ángel del “pecoso” cuando ocurre el solo de trompeta en el tema que da título al disco.

“Ignacio Piñeiro cambió el derrotero del son; él es la  primera referencia cuando se habla de la universalidad de este género musical cubano —hay otras como Miguel Matamoros y su Trío o Arsenio Rodríguez—; los integrantes hoy de esa agrupación apuestan, desde su tiempo, por una tradición que parece no estar condenada a cien años de soledad, aunque algunos tal vez no estemos cuando ese ciclo se cierre.”[1]

Nació el son, nació la rumba,

Y nacieron las estrellas…

Ignacio Piñeiro Martínez es como la estrella Polar que guía a nuestros músicos, en el universo musical de Cuba.En el 128 aniversario de su nacimiento, continúa vigente por el sendero glorioso dela música cubana.

 

…El Septeto Nacional es el más universal de los Septetos de sones” [2]

 

El Septeto Nacional, fundado el 13 de Diciembre de 1927 por Ignacio Piñeiro en La Habana, Cuba, es la única agrupación musical de sones premiada el siglo pasado, con Medalla de Oro en dos Ferias Internacionales (Sevilla, España, 1929 y Chicago, USA, 1933). Por ser laprimera agrupación de su género en viajar a España en 1929, reciben el título Honorífico de “Embajadores del folclor cubano en Europa” y el trofeo “Gallo de Oro” en Chicago. La nominación a los Premios Grammy Anglosajón 2003 y Premios Grammy Latino 2013, demuestran su vigencia a 89 años de su fundación.

 

Se define como “el más grande” porque es la única agrupación de su tipo (septetos de sones) de los años veinte del pasado siglo que ha llegado ininterrumpidamente a la actualidad, manteniendo el Son Habanero con su timbre y rítmica inalterables hasta nuestros días por cuatro generaciones. Si hoy el pueblo de Cuba baila y canta el Son, se lo debe a la obra creadora de Ignacio Piñeiro y a su Septeto Nacional de Cuba, la más longeva de las instituciones nacionales culturales de la Isla.

 

La presencia y actuación en la plaza pública por vez primera del Sexteto Nacional (era sexteto en esa etapa) en el año 1927, causó grata impresión en el pueblo por lo novedoso de su repertorio, por el estilo interpretativo y por el dúo de voces (tenor y barítono). Las obras musicales que conforman el repertorio original del Nacional, se deben a la inspiración de su fundador,dando esto por resultado que fuera el primer organismo de esa característica con un fondo musical de obras propias. Después esa pauta lacultivó Miguel Matamoros con su Trío y Arsenio Rodríguez con su Conjunto.[3]

“Obertura Cubana”.

 

La universalidad del Septeto Nacional como de otras agrupaciones soneras,ya desaparecidas, de la época de Oro del Son  hace ya casi 100 años, se debe a la aparición de la fonografía, pasando del cilindro de cera al disco de pasta, que difundió las pioneras agrupaciones del son cubano, correspondiéndole a Alfredo Boloña y su Quinteto (en realidad Sexteto) ser el primero de su tipo en realizar las primeras grabaciones hacia 1914 en La Habana.Desde entonces hasta nuestros días el gusto y el reconocimiento por el son cubano se mantienen hasta el presente.Correspondió al Septeto Nacional del maestro Ignacio Piñeiro ser la primera agrupación de su tipo, llegar a España en 1929, hacer sonar los primeros sones en el continente Europeo y conquistar con rotundo éxito la simpatía del público y diseminar los ritmos cubanos con su excelencia musical. [4]

 

El disco convoca a invitados de lujo que enriquecen y dan lozanía a las nuevas obras pero con el tradicional estilo dehacer el son habanero. Intervienen la cantante japonesa YukoFong; Gonzalo E.Moret, cantante del Septeto Habanero de Pedrito Ibáñez; Orlando Pérez “Landi”,pianista de la Orquesta Aragón; Ernesto Gatell, cantante de Rumberos de Cuba; Joselier López y Grupo Timbalaye; y el destacado tresista Juan de la Cruz “Cotó”.

 

La actual generación liderada por Eugenio “Raspa” Rodríguez y Frank “Matador” Oropesa mantiene la herencia musical de Piñeiro, reconocida en múltiples escenarios, recibiendo los elogios de diversos públicos e instituciones. Se suman a estos Dagoberto Sacerio Oliva,guitarra, voz segunda y responsable de los arreglos musicales; Raúl Acea Rivera, contrabajo; Crispín Díaz Hernández, voz primera y maracas, junto a las dos jóvenes revelaciones de la quinta generación: Adalberto Joubert Díaz,trompeta y Rubén Nidetz Hernández, tresista; con la inmensa responsabilidad de mantener y difundir la herencia musical legada por sus primeros exponentes, alas puertas del 90 aniversario de su fundación.

 

 



[1]http://cubarte.cult.cu/es/articulo/el-golpe-del-son-es-universal-y-famoso-el-nacional/30273

[2][3]

[4]José Reyes Fortún, musicólogo cubano. Apuntes para la historia de la fonografía en Cuba, LaHabana, 2014,  inédito)édito)

Comentarios

Agregar comentario

Marí­a Elena
EL SEPTETO NACIONAL, REALMENTE EL MAS GRANDE Y UNIVERSAL!!! MERECEN EL PREMIO EN EL CUBADISCO 2016, SON UN VERDADERO TESORO DE LA MUSICA TRADICONAL CUBANA Y SIGUEN SIENDO POETAS DEL SON, ENHORABUENA!!! FELICIDADES MUCHACHOS!!!
2016-05-19 00:00:00